Hablemos sobre la iluminación en el comedor.

Cada rincón de nuestra casa tiene una necesidad de iluminación, acorde a la finalidad de los diferentes ambientes debemos planificar los puntos de luz (cantidad, intensidad y ubicación).

Si hablamos sobre la iluminación en el comedor, nos encontramos con una luz general, que muchas veces no tiene la altura, ni la forma adecuada para iluminar correctamente la mesa.

Debemos eliminar sombras, para ello hay que tomar en cuenta la forma y tamaño de la mesa del comedor. Para mesas cuadradas o de hasta seis comensales será suficiente una sola lámpara de techo. A partir de ocho se aconseja colocar más de una, o una con varios brazos (tipo candelabro o en línea) o con varias bombillas (formando un racimo o en forma de araña).

La altura que elimina las molestas sombras debe estar entre 0,80 cm y 1m, de tal manera que tampoco creen destellos.
Es aconsejable mantener siempre encendida alguna luz indirecta en otra zona (salón, pasillo, cocina abierta al comedor o recibidor), para no crear un contraste de claros y oscuros que restaría el ambiente acogedor que debe predominar en las cenas familiares o con amigos.

Al ubicarse en un lugar central, la lámpara del comedor adquiere protagonismo. Es por ello que su elección debe realizarse con calma, para poder lucir en nuestro comedor una pieza impactante.

Las tendencias en decoración apuestan actualmente por materiales naturales como la fibra, el lino, el algodón, etc.
En formas y diseño existe un regreso a lo simple y también a la simplicidad del minimalismo industrial en gran tamaño como estas alegres y bonitas pantallas de lámparas