Hoy hablaremos sobre estilo decorativo Raw que utiliza elementos de madera en el estado más natural posible junto a elementos muy actuales. Una apuesta por la belleza de la imperfección, lo que hace único a cada elemento.

Como nos muestra esta fotografía que nos envía un cliente desde Ibiza, la madera debe estar en su estado puro, o parecer tan natural e imperfecta como sea posible.

 

 

Pero no hablamos de una decoración de estilo rústico o de casa de campo, al contrario. Se trata de utilizar una decoración actual de líneas puras y modernas, junto a elementos raw o de materiales en bruto que destacan por su belleza única e intemporal. Crean así un contraste espectacular que convierte a esas piezas en el centro de todas miradas.

 

¿De dónde viene la decoración raw? La palabra en sí significa “bruto” o “rudo”, algo así como el material en bruto, sin tratar. Vivimos en un mundo que intenta buscar un estilo de vida más sostenible, saludable y auténtico. Volvemos a mirar hacia la naturaleza para incluirla en nuestra vida diaria. De hecho el consumo de alimentos crudos o “raw food” está de plena actualidad. Igual que los huertos en casa, la comida ecológica, el reciclaje…. Y este movimiento hacia lo sano, eco-friendly y natural llega también a la decoración. Ahora descubrimos el gusto por este tipo de muebles o elementos decorativos “raw” o en estado natural. Se reivindica la belleza de la imperfección, lo que hace único a cada elemento. Piezas de madera casi sin tratar, o que lo parezcan, recién salidas de un bosque para decorar nuestro hogar. Y así hacernos sentir más cerca de la naturaleza. De esa forma en la decoración raw se buscan los elementos con formas naturales, nada simétricas, y llenos de grietas e imperfecciones. Vamos a repasar algunas de sus características. Madera en estado puro Si un elemento destaca es la madera en su estado puro, con grietas y porosidades a la vista. Y es que la madera es bella al natural sin aditivos ni disfraces. La madera deberá lucir como en la naturaleza o al menos parecerlo. Lo cual no quiere decir que no la cuidemos, con aceites naturales para mantener su belleza durante mucho tiempo. Pero optaremos por maderas en su color natural y con el aspecto más rústico y puro posible. Textura áspera y llena de imperfecciones y formas insospechadas y sorprendentes. ¡La decoración raw nos traslada a la naturaleza! Buscar el equilibrio No se trata de saturar un ambiente con piezas raw, más bien al contrario. Se debe encontrar un equilibrio que las haga destacar. Por lo que elegiremos máximo dos o tres piezas de estilo raw para cada ambiente y las mezclaremos con muebles de estilo moderno. Al ser piezas muy versátiles, a la hora de combinar pueden ir bien con muchos tipos de estilo: minimalista, nórdico, industrial, rústico… Por lo que no debemos cambiar nuestra decoración al completo si no integrar estas piezas centrales en ella. De esa forma conseguiremos un ambiente cálido, natural y muy acogedor. ¿Y tú te apuntas a la decoración raw
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Call Now Button